PARA DAR GRACIAS EN LOS HILOS PASAR POR AQUÍ, EL RESTO SERÁ BORRADO



 *** SI QUIERES UN BUEN RECEPTOR Y SOBRE TODO ORIGINAL NO LO DUDES AQUI EN  TIENDAS MARQUEZ  COMPRA SEGURA  ***

*

"el juego de las palabras encadenadas"

Iniciado Por niko, El día 21 de Noviembre de 2015, 12:30:19 12:30



Autor Tema: "El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)  (Leído 20577 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

  • COLABORADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 952
  • -Tu has recibido: 1979
  • Mensajes: 5215
  • ca
  • Sexo: Masculino
  • Una respuesta da paso a una nueva pregunta.
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #195 en: 19 de Mayo de 2020, 11:27:54 11:27 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna
Salud y larga vida
Para agradecer

  • SUPER MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 662
  • -Tu has recibido: 20580
  • Mensajes: 39915
  • ca
  • Sexo: Masculino
  • Error 404: Democracia not found
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #196 en: 21 de Mayo de 2020, 13:10:24 13:10 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido


Es imposible no extrañarte,  tu presencia iluminaba este foro. Jamás te olvidaremos amigo bizen

  • COLABORADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 952
  • -Tu has recibido: 1979
  • Mensajes: 5215
  • ca
  • Sexo: Masculino
  • Una respuesta da paso a una nueva pregunta.
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #197 en: 24 de Mayo de 2020, 17:24:41 17:24 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido, muy fuera de lo habitual
Salud y larga vida
Para agradecer

  • COLABORADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 952
  • -Tu has recibido: 1979
  • Mensajes: 5215
  • ca
  • Sexo: Masculino
  • Una respuesta da paso a una nueva pregunta.
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #198 en: 07 de Junio de 2020, 10:03:18 10:03 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido, muy fuera de lo habitual resonó por los alrededores, era como
Salud y larga vida
Para agradecer

  • MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 1031
  • -Tu has recibido: 5266
  • Mensajes: 19955
  • zw
  • Sexo: Masculino
  • reir es gratis
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #199 en: 07 de Junio de 2020, 16:24:52 16:24 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido, muy fuera de lo habitual resonó por los alrededores, era como si algo sobrenatural viviera alli

  • COLABORADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 952
  • -Tu has recibido: 1979
  • Mensajes: 5215
  • ca
  • Sexo: Masculino
  • Una respuesta da paso a una nueva pregunta.
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #200 en: 08 de Junio de 2020, 08:19:00 08:19 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido, muy fuera de lo habitual resonó por los alrededores, era como si algo sobrenatural viviera alli, algo que escapaba al entendimiento
Salud y larga vida
Para agradecer

  • COLABORADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 952
  • -Tu has recibido: 1979
  • Mensajes: 5215
  • ca
  • Sexo: Masculino
  • Una respuesta da paso a una nueva pregunta.
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #201 en: 13 de Junio de 2020, 11:44:28 11:44 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido, muy fuera de lo habitual resonó por los alrededores, era como si algo sobrenatural viviera alli, algo que escapaba al entendimiento de todos aquellos que estaban
Salud y larga vida
Para agradecer

  • COLABORADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 952
  • -Tu has recibido: 1979
  • Mensajes: 5215
  • ca
  • Sexo: Masculino
  • Una respuesta da paso a una nueva pregunta.
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #202 en: 15 de Junio de 2020, 09:17:46 09:17 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido, muy fuera de lo habitual resonó por los alrededores, era como si algo sobrenatural viviera alli, algo que escapaba al entendimiento de todos aquellos que estaban en aquel paraje que había sido un remanso de paz en épocas anteriores.
Salud y larga vida
Para agradecer

  • COLABORADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 952
  • -Tu has recibido: 1979
  • Mensajes: 5215
  • ca
  • Sexo: Masculino
  • Una respuesta da paso a una nueva pregunta.
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #203 en: 24 de Junio de 2020, 10:52:21 10:52 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido, muy fuera de lo habitual resonó por los alrededores, era como si algo sobrenatural viviera alli, algo que escapaba al entendimiento de todos aquellos que estaban en aquel paraje que había sido un remanso de paz en épocas anteriores. Algo o alguien estaba interfiriendo
Salud y larga vida
Para agradecer

  • MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 1031
  • -Tu has recibido: 5266
  • Mensajes: 19955
  • zw
  • Sexo: Masculino
  • reir es gratis
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #204 en: 24 de Junio de 2020, 17:19:42 17:19 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido, muy fuera de lo habitual resonó por los alrededores, era como si algo sobrenatural viviera alli, algo que escapaba al entendimiento de todos aquellos que estaban en aquel paraje que había sido un remanso de paz en épocas anteriores. Algo o alguien estaba interfiriendo al parecer desde el mas

  • COLABORADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 1671
  • -Tu has recibido: 10546
  • Mensajes: 5957
  • es
  • Sexo: Masculino
  • Respect is the key!
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #205 en: 24 de Junio de 2020, 18:15:19 18:15 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido, muy fuera de lo habitual resonó por los alrededores, era como si algo sobrenatural viviera alli, algo que escapaba al entendimiento de todos aquellos que estaban en aquel paraje que había sido un remanso de paz en épocas anteriores. Algo o alguien estaba interfiriendo al parecer desde el mas allá, quizás aquel tenebroso estrépito
« Última modificación: 24 de Junio de 2020, 18:40:21 18:40 por Neo1969 »

  • COLABORADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 952
  • -Tu has recibido: 1979
  • Mensajes: 5215
  • ca
  • Sexo: Masculino
  • Una respuesta da paso a una nueva pregunta.
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #206 en: 29 de Junio de 2020, 09:57:00 09:57 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido, muy fuera de lo habitual resonó por los alrededores, era como si algo sobrenatural viviera alli, algo que escapaba al entendimiento de todos aquellos que estaban en aquel paraje que había sido un remanso de paz en épocas anteriores. Algo o alguien estaba interfiriendo al parecer desde el mas allá, quizás aquel tenebroso estrépito no se produjo fortuitamente, algo
Salud y larga vida
Para agradecer

  • COLABORADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 952
  • -Tu has recibido: 1979
  • Mensajes: 5215
  • ca
  • Sexo: Masculino
  • Una respuesta da paso a una nueva pregunta.
Re:"El Manuscrito de Zhendu"Cap.4 Regreso a Chabarowsk 1/4(El paso por el Valhalla)
« Respuesta #207 en: 01 de Julio de 2020, 18:51:20 18:51 »
El navío estaba zarpando, la subida de la marea propiciaba la partida de la nave hacia aguas más profundas. La mar es esa mujer que te mece o te mata. El movimiento de la embarcación empezó a hacer estragos sobre los aguerridos soldados de la maltrecha y desolada guarnición de Chabarowsk, pero partían con  la convicción de que debían defender el bastión más emblemático del reino.

Quedaba atrás, en la lontananza, la tierra que les fue arrebatada, ahora volvía a Granada, vuelvo a mi hogar, el mismo que me vio nacer, pensaban los aguerridos soldados. Aquella vuelta no era sino, el principio de su nuevo devaneo con la Diosa fortuna.

Al salir del puerto empezaron a tener dudas sobre quien debía capitanear las huestes, no era fácil elegir al héroe, el adalid que iba a conducirlos a la gloria, aquel que los llevaría a la batalla y les haría alcanzar el deseado Walhalla. Sin embargo, primero deberían probar su valía en el combate.

De pronto, aparecieron por babor y favorecidos por el viento que soplaba de barlovento dos jabeques que se disponían a abordar la nave de Nicolovsky. Con una maniobra rápida, viró por avante, logrando eludir la embestida de una de las naves, pero eso le hizo perder el trinquete. El abordaje era inminente, los piratas conocían su oficio y utilizaban todo tipo de trucos que les daban ventaja en los abordajes. Empezaron a lanzar los garfios, sabiendo que les era suficiente con amarrar el otro extremo de la cuerda a su propio barco y tirar de ella hasta acercarse lo suficiente para saltar sobre la cubierta. Amadrinadas las embarcaciones aparecieron por doquier decenas de piratas armados hasta los dientes. Si más, Nicolovsky arengó a sus guerreros y se dispusieron a luchar, por fin podrían demostrar su valor.

Un fuerte estruendo se oyó por estribor, era la nave de Xio que embestía a uno de los jabeques rompiéndole cuadernas y bulárcamas, hiriéndolo de muerte, se fue a pique en pocos minutos. En cubierta la lucha continuaba, de pronto algunos valientes vieron como desde el cielo empezaban a caer saetas lanzadas por los malditos bastardos desde otro jabeque. Algunos se parapetaron tras los escudos, otros no tuvieron tal fortuna y sucumbieron a los afilados aguijones que caían como chuzos.

Xio mando abrir las troneras y por ellas aparecieron 40 cañones de 30 libras que empezaron a lanzar andanadas sin parar, barriendo la cubierta sin distinción, arrasando sin piedad, mutilando e hiriendo a guerreros y a piratas. La sangre cubría la nave de proa a popa, un intenso olor a muerte flotaba por el aire, era un caos, un infierno donde los cadáveres se amontonaban de babor a estribor y de proa a popa, incluso había restos humanos colgando de la botavara medio envueltos con los restos hechos trizas de la vela mayor.

Era un escenario dantesco el que se podía ver por todas partes, incluso se desprendió el mascarón de proa que fue a parar sobre la champaza del jabeque que herido de muerte se precipitaba hacia las profundidades de los mares de Valhalla. Pero era el sino de aquellos desafortunados que se cruzan con los temibles guerreros capitaneados por Xio. La contienda produjo muchas bajas en los dos bandos, pero los gloriosos guerreros de Chabarowsk habían demostrado con creces su valía y los que cayeron estaban ya, disfrutando de su merecido Valhalla.

Ahora, había que reagrupar las tropas que desperdigadas por cubierta recogían a los heridos y sus armas. El valor había sido demostrado, pero tal esfuerzo dejó mermadas las fuerzas de los bravos guerreros aunque afortunadamente estaban llegando a Granada, pronto verían la anhelada Alcazaba, majestuosa y vigorosa presidiendo la Alhambra, los palacios Nazaríes, el Generalife ... el paseo de los tristes, pero era su anhelado hogar.

El frío pronto llegaría y con él los temidos vientos huracanados que penetraban ayudados por Eolo, hijo de Júpiter y de la ninfa Menalipa, dios que mandaba los vientos y desencadenaba las tempestades. Bien lo sabía Ulises cuando sufrió en sus carnes la maldición del mar. Ese mar embravecido que enreda cabos y jarcias y retuerce sin piedad la embarcación más robusta imaginada, sin dar de sí, ni un solo respiro a navegantes que confiados se lanzan sin pensar en los peligros que esconde este. De pronto, la nave zozobró de forma tan violenta, que muchos de los bravos guerreros salieron despedidos por la borda, cayendo de manera irremisible dentro de un mar furioso que arremetía una y otra vez contra todo aquello que se anteponía a la cólera que le producía que navegaran a sus anchas por sus dominios. De repente, apareció por el horizonte una verga de gavia, era la nave del más feroz de los vasallos de Nicolovsky, el gran adalid de las huestes de las altas mesetas de Chabarowsk, ¡que lejos estamos de casa! ¡que suerte que vienen al rescate! Y entonces el mar se calmó. Una calma tensa que presagiaba, una vez más, la llegada de algún acontecimiento que iba a tornar de negro sus días.

Nunca imaginó que aquella mañana su vida haría un cambio tan radical, que no volvería a contemplar la luz del alba, una sensación amarga sacudió su cuerpo, la mañana era gris y plomiza, presagio de lo que estaba por llegar, un pájaro negro se poso en su navío, lo que era un mal presagio. Sólo quedaba una opción, seguir avanzando y confiar en las Moiras para que nos auguraran un buen destino. No había días, solo noches oscuras acompañadas de encrespadas olas que harían pensar al más valiente que un destino fatídico estaba cada vez más presente, minando así, el espíritu combativo de los valientes guerreros de Nicolovsky.

Los aparejos estaban muy deteriorados, los palos, las vergas, las jarcias y incluso las velas necesitaban ser reparadas, urgía buscar un puerto franco donde subsanar todos los destrozos. De pronto, divisaron tierra firme, era la isla de San Nicolás y en ella no había ningún rastro de aquel mar que tan bravo parecía previamente. A duras penas consiguieron llegar a la orilla y nada más pisar tierra firme, sintieron el calor, un calor sofocante que les abrasaba los pies, pero que secaba sus cuerpos y sus almas. Parecía que habían llegado al anhelado destino, pero la realidad era muy distinta, la tierra estaba yerma, desolada, muerta. Era como si el mundo quisiera volver contra sí  toda su ira, parecía dispuesto a terminar con todo ser viviente que hubiera por aquellos lares, mortal o inmortal.

No había explicación de lo que allí había sucedido. El silencio era absoluto y llevaba asociado un regusto amargo que emanaba toxicidad en el ambiente. Todo presagiaba que hoy iba a ser un día de esos, donde las cosas, si pueden salir mal, salen mal. El crepúsculo tendía su oscuro manto por toda la costa y la sensación de inseguridad se iba acrecentando por momentos. La situación era extremadamente tensa, nada presagiaba que aquello iba a acabar de una manera tan sencilla como lo parecía. Un suave viento de levante se hizo notar en el delta del inmenso río que apareció delante. Un fenómeno raro dadas las condiciones climáticas de la zona. Un micro clima extraño en medio de condiciones muy adversas no era frecuente en estas latitudes. Parecía que la larga sombra del diablo se posaba sobre los presentes, una sombra que demasiadas veces había estado minando la moral de los valientes guerreros que anhelaban volver definitivamente a su querida tierra y que añoraban volver a ver a sus seres queridos.

Alguien se había empeñado en dificultar el regreso de los valientes guerreros a su entrañable tierra, aquella que los vio nacer y que tanto añoraban. Cada vez que intentaban regresar, ante ellos aparecía un obstáculo. Sabían que esa mala racha no podía durar eternamente.

Pronto su suerte iba a cambiar. Ante ellos apareció un arcón medio enterrado en la arena. La expectación se apoderó de los bravos guerreros. Parercía un cofre de los que llevaban siglos atrás los galeones españoles en sus bodegas, esos galeones que expoliaron las tierras del Nuevo Mundo y lo conquistaron a sangre y fuego.

Cuando se prestaban a abrir el viejo arcón notaron que este estaba firmemente sellado, estaba hermético, no podía verse nada, ni podía salir nada de su interior. Esto no iba a ser óbice para los bravos guerreros. Empezaron a arremeter contra el cofre con todas las herramientas que tenían a su disposición. La tarea no era fácil, el arcón se resistía y aunque golpeaban con todas sus fuerzas el arcón permanecía impertérrito ante el acoso de los guerreros.

Tal fue el derroche de fuerza utilizada que por fin el cofre cedió y su cerradura voló por los aires hecha añicos. Pronto se abalanzaron dos de los más fieros guerreros que habían golpeado el arcón y se dispusieron a abrirlo. Para su sorpresa, en el interior no había nada de lo que ellos esperaban, esas perlas, esas copas de oro, esos collares de esmeraldas y anillos de gemas y esos doblones de oro que tanto ansiaban. No había nada.

Sin embargo, un liviano humo verde salió del fondo del cofre invadiendo todo el espacio circundante. De repente, los dos guerreros que estaban más próximos al cofre cayeron fulminados. Los demás valerosos guerreros que tantas vicisitudes había pasado, quedaron estupefactos ante tal hecho. No entendían que es lo que había sucedido. Más, a los pocos segundos empezaron a caer más guerreros, el humo verde se iba esparciendo por todo el lugar derribando a todo ser viviente que estaba en las inmediaciones. Nada había salido como se esperaba, ni joyas, ni oro, nada. Solo caos y desolación se podían presenciar en aquel lugar. Los más alejados del cofre todavía estabán en pié y no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Sus fornidos compañeros iban cayendo al suelo como si la fuerza de la gravedad los atrayera multiplicando su capacidad de atracción. Estaban atónitos, no sabían que estaba sucediendo, su perplejidad era tanta que apenas sabían como reaccionar.

Transcurridos unos instantes desde que abrieron el arcón, los guerreros tendidos en el suelo empezaron a jadear penosamente e intentaron en vano incorporarse para intentar seguir luchando contra un enemigo invisible. Uno de ellos agitó la mano con un gesto que indicaba a los demás que se alejaran. Acto seguido se desplomó. Otro pidió ayuda susurrando ahogadamente mientras jadeaba de manera agónica. ¡Que triste final para aquellos valerosos guerreros!¿que mistero había en el lugar?

Nadie tenía una explicación, todos sucumbían al acercarse al arcón, un arcón que en princio habia de ser la recompensa de los grandes guerreros como premio a sus servicios, a sus penurias y sus desgracias. La incognita permanecía sin resolver, la solución no debería ser difícil, debería de ser fácil, solo había que saber mirar bien en la dirección correcta y analizar las cosas detenidamente, esas cosas cosas que hay alrededor y que en un principio parecen carecer de una importancia sustancial. Es como la navaja de Ockham, donde la explicación más sencilla suele ser la más probable. No era cuestión de analizar grandes misterios generados por encantamientos de brujos malvados o trampas colocadas por los dioses para castigar la codicia humana. Alguna explicación más simple debía e haber y precisamente, su simplicidad hacía que pasara desapercibida en ese lugar aparentemente normal.

Observando alrededor, parecía que la arena se les pegaba a los pies, como si hubiera caído de la misma manera que lo haría la nieve. Se veía un brillo húmedo en la sílice que se secaba. Esta playa no estaba aquí antes del huracán. Todo apuntaba a que lejos de todo lo conocido, en su corto entender, que se temía algo que era impredecible, descartando todo lo que se podría descartar. Ni las rocas, ni las palmeras, ni las chozas de los pescadores y los bucaneros que habían estado allí, tampoco estaban, habían desaparecido.

Los valientes guerreros Chabarowsk no habían conseguido ninguna recompensa. Apenas unos días después de su magnífica victoria en el bravo mar que culminó con la destrucción total del enemigo. La escuadra victoriosa había cerrado con éxito la contienda más difícil que se le había presentado en años. La última de muchas. Capaces de vencer a cualquier enemigo, en tierra firme o en el bravo mar, los triunfos se contaban a puñados. La recompensa era más que merecida, aunque desgraciadamente era inalcanzable hasta que no se resolviera el peligro que entrañaba acercarse a arcón.

La zona era sobradamente conocida, a parte de la gran tormenta, por otro lado habitual en la zona, no había sucedido nada fuera de lo normal, no se veía alteración alguna, de repente un extraño ruido, muy fuera de lo habitual resonó por los alrededores, era como si algo sobrenatural viviera alli, algo que escapaba al entendimiento de todos aquellos que estaban en aquel paraje que había sido un remanso de paz en épocas anteriores. Algo o alguien estaba interfiriendo al parecer desde el mas allá, quizás aquel tenebroso estrépito no se produjo fortuitamente, algo o alguien que pretendia socavar

Salud y larga vida
Para agradecer

Tiny URL:
 

Powered by EzPortal