*

""El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)"

Iniciado Por Serjey, El día 26 de Noviembre de 2014, 22:21:28 22:21



Autor Tema: "El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)  (Leído 52493 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

  • INFORMATICO ZONASATELITE
  • *****
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 1323
  • -Tu has recibido: 3231
  • Mensajes: 2907
  • 00
  • Sexo: Masculino
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #495 en: 01 de Marzo de 2015, 11:15:36 11:15 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky

  • SUPER MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 633
  • -Tu has recibido: 12043
  • Mensajes: 39333
  • 00
  • Sexo: Masculino
  • Error 404: Democracia not found
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #496 en: 01 de Marzo de 2015, 11:45:33 11:45 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky se frotaba los ojos no


Es imposible no extrañarte,  tu presencia iluminaba este foro. Jamás te olvidaremos amigo bizen

  • MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 926
  • -Tu has recibido: 4425
  • Mensajes: 14495
  • zw
  • Sexo: Masculino
  • reir es gratis
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #497 en: 01 de Marzo de 2015, 11:48:33 11:48 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky se frotaba los ojos no podia creer lo que veia

  • SUPER MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 1684
  • -Tu has recibido: 18275
  • Mensajes: 26638
  • Sexo: Masculino
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #498 en: 01 de Marzo de 2015, 19:51:30 19:51 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky se frotaba los ojos no podia creer lo que veia, era una situación nueva y

ZgemmaStarH2 [vodoo] Iris9600HD2 [vodoo] M.L.B. Panther [vodoo] OpenBoxV8 [vodoo] MVision700

  • SUPER MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 794
  • -Tu has recibido: 5633
  • Mensajes: 33365
  • 00
  • Sexo: Masculino
  • SIEMPRE DAYOLI
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #499 en: 02 de Marzo de 2015, 06:43:51 06:43 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky se frotaba los ojos no podia creer lo que veia, era una situación nueva y jamás pensó que eso le

  • MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 926
  • -Tu has recibido: 4425
  • Mensajes: 14495
  • zw
  • Sexo: Masculino
  • reir es gratis
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #500 en: 02 de Marzo de 2015, 08:30:33 08:30 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky se frotaba los ojos no podia creer lo que veia, era una situación nueva y jamás pensó que eso le iba a poner tan nervioso

  • INFORMATICO ZONASATELITE
  • *****
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 1323
  • -Tu has recibido: 3231
  • Mensajes: 2907
  • 00
  • Sexo: Masculino
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #501 en: 02 de Marzo de 2015, 15:37:27 15:37 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky se frotaba los ojos no podia creer lo que veia, era una situación nueva y jamás pensó que eso le iba a poner tan nervioso que apretaba su espada fuertemente

  • SUPER MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 633
  • -Tu has recibido: 12043
  • Mensajes: 39333
  • 00
  • Sexo: Masculino
  • Error 404: Democracia not found
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #502 en: 02 de Marzo de 2015, 15:59:48 15:59 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky se frotaba los ojos no podia creer lo que veia, era una situación nueva y jamás pensó que eso le iba a poner tan nervioso que apretaba su espada fuertemente estaba a punto de desenfundar


Es imposible no extrañarte,  tu presencia iluminaba este foro. Jamás te olvidaremos amigo bizen

  • SUPER MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 794
  • -Tu has recibido: 5633
  • Mensajes: 33365
  • 00
  • Sexo: Masculino
  • SIEMPRE DAYOLI
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #503 en: 03 de Marzo de 2015, 06:39:34 06:39 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky se frotaba los ojos no podia creer lo que veia, era una situación nueva y jamás pensó que eso le iba a poner tan nervioso que apretaba su espada fuertemente estaba a punto de desenfundar, pero en ese preciso momento

  • MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 926
  • -Tu has recibido: 4425
  • Mensajes: 14495
  • zw
  • Sexo: Masculino
  • reir es gratis
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #504 en: 03 de Marzo de 2015, 08:33:24 08:33 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky se frotaba los ojos no podia creer lo que veia, era una situación nueva y jamás pensó que eso le iba a poner tan nervioso que apretaba su espada fuertemente estaba a punto de desenfundar, pero en ese preciso momento empezaron a llamar a jaslanovk

  • SUPER MODERADOR
  • ******
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 1684
  • -Tu has recibido: 18275
  • Mensajes: 26638
  • Sexo: Masculino
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #505 en: 03 de Marzo de 2015, 13:33:16 13:33 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky se frotaba los ojos no podia creer lo que veia, era una situación nueva y jamás pensó que eso le iba a poner tan nervioso que apretaba su espada fuertemente estaba a punto de desenfundar, pero en ese preciso momento empezaron a llamar a jaslanovk. Éste apareció para poner orden

ZgemmaStarH2 [vodoo] Iris9600HD2 [vodoo] M.L.B. Panther [vodoo] OpenBoxV8 [vodoo] MVision700

  • INFORMATICO ZONASATELITE
  • *****
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 1323
  • -Tu has recibido: 3231
  • Mensajes: 2907
  • 00
  • Sexo: Masculino
Re:"El Manuscrito de Zhendu" Capítulo 2 - La maldición de Xio (CONTINUACION)
« Respuesta #506 en: 03 de Marzo de 2015, 14:38:57 14:38 »
Al día siguiente después de la revisión de las tropas, comenzaron la andadura hacia la caverna del mendigo herrante, donde esperaban conseguir por fin el tan ansiado tesoro que tanto tiempo llevaban buscando pero que siempre se les resistía. El famoso manuscrito de Zendhu era el objetivo del fantasma que a diario rondaba la capilla en la que Xío, acompañado del temible ManuBen, planeaba como acabar con aquella maldición, teniendo en cuenta como estaban de agotadas todas las tropas y lo supersticiosas que eran, se propusieron hacer un conjuro, con rituales de magia negra para intentar someter a las tropas enemigas,había alguien entre la multitud, un especialista en artes marciales, un superdotado que se ocultaba entre la guarnición, procurando no demostrar sus habilidades, pero de repente tuvo que salir a escena para saltar a lomos de su caballo y dirigirse a toda velocidad a la ciudad prohibida donde sabía que encontraría la ayuda de varios de sus aguerridos colaboradores para empezar el ritual.

Al amanecer, ya en la ciudad, Xío busco entre sus aliados al brujo mañoski famoso por sus embrujos temidos en todo el territorio, pero él sabía que, solo la brujería no seria suficiente para poder acabar con barcenote necesitaba un plan que hiciera que el poderoso guerrero, se debilitara o perdiese fuerzas para acabar con el.

Pasó el tiempo y su persistencia por encontrar el conjuro comenzaba a dar sus frutos, había conseguido convertir en titanio las piedras que había cogido en el rio que habia sido su guía corriente abajo.

El todopoderoso Pepe se sintió tan mal que no quiso perder ni un solo instante, cruzó la puerta a otra habitacion donde se encontraba chachote preparando la pócima que daría al fin después de tanto tiempo, con el esperado remedio. Era una mañana fría y comenzaba la andadura hacia la fria y helada siberia donde se comprobaría su efectividad bajo la mirada atenta de Pepe y Poloño que vigilaban por el bienestar de todos los compañeros prestos a la batalla, pero no previnieron que su talón de Aquiles fuese la rubia de Sve, lo tenía completamente enamorado bebia los vientos con aire fresco y rizaba con solo una mirada los pelos de su casco.

Mal asunto se le presentaba porque Xío muy celosa se dispuso a acabar con todo lo que se pusiera delante de su objetivo, nunca consentiría que su marido se fuera con otra guerrera de nombre Xaomí. Aquel día descubrió la infidelidad que le llevó hacia niko, rompió en cólera nunca se dió cuenta de que aquello pudiera pasarle a ella cuando comprendió, que era un embrujo, fue un sueño que nunca se hubiera imaginado haber tenido, era tal el poder de su espada que le dio escalofríos solo de pensar el dolor que podría causar al cortar la carne de sus presas llenas de miedo,comprendio que la venganza no era el objetivo de su misión.

Aquel día frio de diciembre, estando todos reunidos alrededor de la hoguera, Xio decidió ascender a su leal Bizenku para comandar todas sus tropas, algo que jamás llegó a pensar este que podría suceder, no obstante aceptaba el reto deseoso de complacer a Xio, lo que no esperaba es que tuviera que compartir esta misión con al almirante Apanakis al que no soportaba por todo el dolor que le causo en una batalla que él nunca pensó en abandonar, aunque las ordenes le molestaban muchísimo nunca escatimó elogios al que el consideraba el culpable de su derrota fallida, no obstante el almirante tenía varios ases guardados debajo de la manga, Bizenku no era lo que parecía ser, esa derrota le iba suponer hacerse mas fuerte ante Xío,tenia que demostrar que el era el adecuado para conseguir la conquista del ansiado manuscrito, pero no contaba que en casa de Dayoli se gestaba un complot para derrocar a Barcenote y sus secuaces, entre todos conseguirían el objetivo para dejar a Barcenote muy tocado después de la batalla.No quería decirlo pero aquel momento le auguraba un éxtasis de tal magnitud que ni siquiera él mismo se podía imaginar.

Hacia ya varios meses desde lo más profundo de sus pensamientos, Xio tenia en mente buscar ella sola el manuscrito. Decidió partir aquel día a reencontrarse de nuevo con su yo mas profundo y camino hacia las más recónditas profundidades se topó sin esperárselo con algo que ella no pensó en  tener un día tan cerca el manuscrito estaba alli, corrio hacia el, pero, por más que lo intentaba aparecían más imágenes del manuscrito rodeandola. Se despertó de aquella pesadilla, y se puso manos a la obra su padre decía sigue el camino y nunca te des por vencida ante la adversidad, lo mejor está al final del camino, cuando la posada de Pepet se despertaba, Xío había recorrido mas de una en su largo camino pero en aquella reunía las mejores condiciones para recuperar el aliento perdido en el trayecto hacia su mas deseado talismán. Allí, estaba niko esperando que dayoli y sve llegaran para reunirse con el grupo. Ahora había que conseguir armamento nada mejor que un poco de estrategia de la caverna, una queimada era lo mejor pensando en el tiempo que habría que esperar hasta que pasara el maldito temporal. Mientras tanto, en la parte más oscura de sus pensamientos, empezó a discernir como llegar hasta aquel insólito lugar donde aquel día había un sorteo,el ganador tendria que ir hasta la taberna de Sve y pedir un vaso de vino albariño para poder degustar la rica gastronomia de la que presumia toda la comarca y comerse un chorizo cantimpalo. Evidentemente después necesitaría una copa de orujo para que se calentara por dentro del frio que hace por tierras Sanabresas, con el estómago lleno se sentía con fuerza la Navidad pero habia que seguir hacia Nazaret donde un niño poseía la clave del manuscrito y donde todos querian adorar para poder conseguir arrebatar a pepetrov el mando en el campo de batalla, era tarde y hacia un frio que calaba hasta los huesos el invierno era duro en el norte, en sus rostros se reflejaba el esfuerzo que durante tanto tiempo llevaban aguantando y esperaban salir de la batalla victoriosos.

Un día como otro cualquiera se disponian a recoger el campamento cuando de repente aparecio en lo alto de la montaña, el ejército, al frente Barcenote y su lugarteniente Zetoroll al mando,temidos por todos por su gran sed de sangre humana, esgrimieron sus espadas con intención de aniquilar todo lo que encontrasen en su camino, pero no se esperaban la emboscada que le habian tendido en el centro del bosque Nikolidi, lleno de frondosa vegetación, tenebroso él, por lo que no se dieron cuenta hasta tenerlos encima, la ultima noche del frio invierno estaba al caer, todo era oscuro y misterioso, pero sabían que se acababa el plazo de negociación para evitar un baño de sangre,tenian que pensar rapido que hacer para poder contrarrestar aquella ofensiva terrible y justo en ese momento atacaron los puentes de entrada. La maldición de nikolaska hizo que Sve no pudiera darle tiempo a sucumbir ante los encantos de la doncella, quien se aprovechó del momento de debilidad para conquistarla y enseñarle todas sus armas de guerrero. La cosa fue subiendo de volumen hasta que llegó a entender lo que estaba pasando del otro embrujo al que fue sometido por el brujo ermitaño que solo tenía la intención de que todo le fuese mal, pero de repente una voz desconocida le puso en alerta, "despierta y corre que esto se va a empezar a poner patas arriba con la llegada del ejercito ruso al mismo centro de la batalla", "escuchad las pisadas del gran batallón que se nos acerca".

Una vez que el enemigo tomo posicion de ataque Xío tomó la iniciativa y se puso delante de su guardia, preparada para la ofensiva contra fuerzas tan desiguales, ordenó que se lanzaran a la desesperada sobre el flanco izquierdo del más temido grupo de lanceros, la batalla se tornaba gris, cuando de repente y sin previo aviso alguien grito retirada: "retiradaaa!!! retiradaaa!!!" Xío enfurecía de rabia estaba aturdida no sabia que hacer, pero de repente una idea cruzo rápido por su cerebro, tenia que encontrarse urgentemente con el Capitán General Poloño, pero al partir en su busca, cuando de repente y sin avisar algo la golpeo en la espalda era su íntimo amigo Alopez y sus lugartenientes, Chachote, Sve y niko, comenzaron la estrategia que habian planeado en la trinchera y resultó efectiva, llamaron a Dayoli para poner en marcha la nueva batalla que era la madre de todas las batallas de la deseada victoria.

Una vez conseguida toda la información sobre el contingente al que se tenían que enfrentar surgió una duda, ¿merecería la pena tal desgaste?.
La respuesta no se hizo esperar demasiado había que atacar y con toda la artillería pues el objetivo era el de llegar antes que nadie al monasterio de zanverovk y rescatar al camarada Serjey para poder planear con él, el nuevo desafío que les llevara a la victoria,tenían que luchar como béstias implacables con todo el armamento que poseían. Y así lo hicieron, roja era la bandera que enarbolaba Niko al frente del batallón, con chaqueta azul y mosquetón,estad atentos grito jaslandov dejaros la piel, que no caiga sobre nosotros la maldición de la bruja fofucha famosa por sus pócimas y hechizos que tiempos atrás ya nos hizo caer en alucinaciones y miedos extremos.

La batalla era cruel, todo pasaba muy deprisa, Xío cortaba cabezas y miembros, mientras, el grupo de Satelitianos, a lomos de corceles negros llegaban para bendecir a los muertos, había mucho trabajo por delante, eran muchos los caidos. Observaron que a lo lejos empezaban muchos a deponer las armas, el cansancio los tenia extenúes, sangre y barro se mezclaban, haciendo que cada vez fuera más complicado distinguir entre vivos y muertos. Cuando por fin apareció Xio, con una sonrisa dibujada en su cara, lo tenia todo bajo control, pero había algo que se escapaba de la lógica, como era que, muchos de los cuerpos mutilados radiaban una luz alrededor de sus espadas y comenzaron lo que nadie podía sospechar,el aura de sus almas se empezaba a desvanecer como la luz cuando pierde su brillo y poco a poco, los caídos fueron tomando vida, eso hizo que la victoria fuera mas difícil de conseguir, pero Xío agarró fuerte mente su espada y gritó:  "maldición salid corriendo" la bruja fofucha se había adueñado del espiritu. La maldición de Xío se estaba empezando a cumplir era importante no fallar de nuevo.

Fue entonces, cuando la batalla se torno aun mas encarnizada, la maldición de Xío confirmaba que tenia que ser aun más poderoso para dejar una huella de sangre y desolación,alla por donde pasara tenia que dejar una marca inconfundible. Xío cogió la guadaña y empezó la masacre, no paró hasta no dejar títere con cabeza aquello tenia que terminar con la victoria como premio, pero inesperadamente al final de la batalla vi una luz surgir de las profundidades de su espada, ésta quemaba y empezó a sentir como la energía brotaba de su filo, pero de repente, cuando todo parecia bajo control yo con voz temblorosa me acerqué, espada en mano, hacha preparada me acerqué a él y le pregunté el porqué de esa rabia con la que vivia no le dejaba ser la persona que realmente había conocido. Él respondió a la pregunta con tono dubitativo, nunca esperaba que tu fueras a traicionarme creia que eramos amigos, nunca pude imaginar que serías capaz de dudar de mí. Lanzó su hacha contra el suelo y se dio la vuelta, gritando: Jamás volvere a empuñar un arma tengo la suficiente sabiduría para darme cuenta de que todo se puede conseguir hablando como también se podría llegar a una paz pactada y sin más contemplaciones, lanzó al alto el puño y gritó fuertemente "Podemos" derribar el poder establecido con solo un gesto de buena conducta, pero siempre quedará la sensación de duda. ¿Se podría haber echo de otra forma? Nevaba copiosamente, llegaba una tempestad terrible, que hacía que todo ser viviente buscara donde refugiarse, los cuerpos mutilados quedaban cubiertos de blanca nieve y rojo carmín, la dantesca visión hizo que todo pareciera mucho más aterrador tenia que marcharme de este sitio y buscar nuevos horizontes donde tener mi mente ocupada, para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado,ire hasta el santuario y recuperaré la paz espiritual que me falta para afrontar mi destino.

En el altar del santuario, se podía vislumbrar tras la bruma de la mañana cómo un silencio estremecedor se apoderaba de todo jamas pensé que podía ser lo que realmente me había atormentado, siempre era la misma historia y el ruido de las espadas se repetía una y otra vez....

Fue entonces, cuando Xio tuvo el valor de enfrentarse a su aguerrido adversario alzando su vista al frente y mirándolo con sus ojos tristes por todo lo que había tenido que sufrir para llegar a comprender que todo en la guerra es sangre y dolor la paz había que lograrla mediante otras armas distintas a la violencia, sus encantos de mujer los utilizó para conseguir seducir a los crueles y dejarlos fuera de combate. Posteriormente se dirigio hacia la ciudad de Malaga donde un tal Nicolovsky tramaba un plan feroz, sólo una mente privilegiada como la suya podia maquinar algo tan perverso y malvado. Diseñó una estrategia increíble en donde carros, caballos, fusiles y ballonetas, tras su disfraz nadie podía reconocer la cara de devoradora y cruel de esa persona. Fué un éxito, cogió desprevenidos a sus adversarios y entonces mató uno por uno a todos aquellos que después de jurarle fidelidad lo traicionaron dejándolo en estado de sorpresa. Disfrutó del sabor de la sangre, pero esa no era su misión. Recordó que tenía la ardua tarea de volver a iniciar una ronda de vigilancia no podía confiar en los que tenía a su vera.

Un nuevo ciclo había comenzado volvería al tibet buscando el apoyo de Barcenote y una vez allí, con las tropas descansando, disfrutaría de un buen baño en la paz, se fue desnudando poco a poco y sus heridas eran evidentes. Su espalda la atravesaba una larga melena, que la hacia aun mas hermosa y bella, Alopez, Tortugaf, Chachote y Eusebio miraban con una envidia tremenda a la vez que se ponían algo alterados hacia mucho tiempo no observaban una mujer desnuda. Su cuerpo, curtido en la mayor de las batallas empezó a mostrar las numerosas cicatrices que recorrian su hermoso cuerpo, sus senos cubiertos por parte de su larga melena hacía que aquellos que la conocieron antes de la batalla quedaran sorprendidos por la belleza de su cuerpo, que a pesar de cargar con mucho peso por culpa de la armadura y trozos de plomo incrustados por todos lados, sin embargo eso no la hizo parar.

Nikolovsky se frotaba los ojos no podia creer lo que veia, era una situación nueva y jamás pensó que eso le iba a poner tan nervioso que apretaba su espada fuertemente estaba a punto de desenfundar, pero en ese preciso momento empezaron a llamar a jaslanovk. Éste apareció para poner orden, pero ya era demasiado tarde.

  • INFORMATICO ZONASATELITE
  • *****
  • Panel de agradecimientos
  • -Tu has dado: 1323
  • -Tu has recibido: 3231
  • Mensajes: 2907
  • 00
  • Sexo: Masculino

Tiny URL:
 

Powered by EzPortal